En sesión con una paciente surgió la pregunta sobre qué significaba el autocuidado, ya que ella manifestaba no saber cómo cuidar de sí misma. En la conversación ambas concluimos en que podríamos definirlo como la forma adecuada de encontrar el propio bienestar.

 

Reflexionando y observando me pongo a pensar ¿nos cuidamos a nosotros mismos? ¿O esperamos a estar mal para empezar a darnos cuenta lo qué necesitamos? Tenemos un cuerpo, emociones, pensamientos, voluntad de acción. Autocuidarnos implicaría tomar conciencia de lo que nos hace bien y lo que nos hace mal en cada uno de esas áreas y la búsqueda de herramientas saludables que nos ayuden en este proceso.

 

Desde lo corporal: alimentación equilibrada, ejercitación de acuerdo a nuestras necesidades tanto físicas como a nuestros propios intereses. Controles periódicos. Conocer nuestro cuerpo y estar atenta/os a sus mensajes y señales y escucharlos. Parece simple pero no lo es tanto. Cuántas veces hacemos oídos sordos al cuerpo. Una contractura, un dolor de cabeza, acidez estomacal… las tapamos con una pastilla y sin embargo nos pueden estar diciendo que necesitamos prestarnos atención a nosotros mismos, también en áreas emocionales.

 

Cuidar nuestras emociones. En lugar de estar todo el día en un diálogo interior de enojo, miedo, queja, malestar, etc. Comenzar a buscar activamente el contacto con emociones positivas como gratitud, paz interior, alegría. Últimamente la ciencia ha comprobado cómo influyen en nuestra salud. Para el autocuidado necesitamos realizar todos los días higiene, no sólo física si no también emocional y de pensamientos. “Mente y alma necesitan pensamientos y sentimientos positivos”. Para ayudarnos en este proceso podemos recurrir a la práctica de la meditación. Algunas palabras en diálogos con pacientes sobre el aprender a cuidarse a sí mismos: “pedir ayuda”, “no autocompadecerme”, “sanar los pensamientos”, “no boicotearme”, “no autoculparme”, “perdonarme”, “alimentarme con amor”, “amarme a mí misma”.

 

Por último podemos incluir el autocuidado social, lo que se puede resumir en pocas
palabras “buscar vínculos nutritivos y aportar positividad en los grupos en los que
interactuamos”

 

Para pensar y seguir reflexionando..

Lic. Yanina Gabriela Piccinni  

Coordinadora del grupo de AutoCuidado de la Fundación Donde Quiero Estar

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Ganamos el 1° Premio en Innovar en Atención al Cáncer . Concurso de iniciativas en políticas públicas.

May 8, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes

July 23, 2018

Please reload

Archivo